domingo, 15 de octubre de 2017

Decapitación de Juan el Bautista


Carel Fabritius

                                                           Lucas Cranach
                                                                                     Caravaggio
                           Caravaggio

Decapitación de Juan el Bautista
Relato bíblico, Evangelio según San Marcos 6:17-28
El mismo Herodes había enviado a prender a Juan, y lo había encadenado en la cárcel por causa de Herodías, la mujer de su hermano Felipe, su hermano, pues se había casado con ella. Juan le había dicho a Herodes:
--No te está permitido tener la mujer de tu hermano. 
 Resultat d'imatges de Decapitación de Juan el Bautista
Rubens
Por eso, Herodías lo acechaba y deseaba matarlo; pero no podía, porque Herodes temía a Juan, sabiendo que era un hombre justo y santo, y lo protegía. Cuando lo oía, se quedaba muy perplejo, pero lo escuchaba de buena gana. Llegó el día oportuno cuando Herodes, en la fiesta de su cumpleaños, daba una cena a sus príncipes y tribunos y a los altos dignatarios de Galilea. Entró la hija de Herodías y danzó, y agradó a Herodes y a los que estaban con él a la mesa. El rey entonces dijo a la muchacha:
 --Pídeme lo que quieras y yo te lo daré.
Y le juró:
 --Todo lo que me pidas te daré, hasta la mitad de mi reino.
Saliendo ella, dijo a su madre:
 --¿Qué pediré? 
                                         
                                 Rubens

Y esta le dijo:
 --La cabeza de Juan el Bautista.
Entonces ella entró apresuradamente ante el rey, y pidió diciendo:
 --Quiero que ahora mismo me des en un plato la cabeza de Juan el Bautista.
El rey se entristeció mucho, pero a causa del juramento y de los que estaban con él a la mesa, no quiso desairarla. En seguida el rey, enviando a uno de la guardia, mandó que fuera traída la cabeza de Juan. El guarda fue y lo decapitó en la cárcel, trajo su cabeza en un plato y la dio a la muchacha, y la muchacha la dio a su madre.

sábado, 14 de octubre de 2017

POL NOS CUENTA LA HISTORIA DE SU NUEVO AMIGO AMERICANO


Holaaaaaa, si aún estoy vivo. Ahora estoy con la hija de mi ama, ya os lo he dicho. Comparto casa  y comida con el imbecil y tengo que aguantarme porque mi cuerpo ya no responde para peleas.

Ya os he contado lo de mi amigo Cross, el perro americano, pulcro, instruído y buen tipo...Ahora he conocido a otro americano, Mr Bones...joer!!!(perdón pero su influencia está cambiando mi lenguaje)- que tío el Bones! Me  hace mear con cada una de sus historias. Me meo de placer no por necesidades seniles.

Es un mestizo y ya sabeis que los que tenemos dudas sobre nuestra procedencia somos más reflexivos  y  psicológicos. A mi eso de chucho no me causa ningún complejo pero a Mr Bones, como no se ve al espejo,  le gusta que lo reconozcan como un collie. 

A los humanos les gusta decir eso de que el perro es "el mejor amigo del hombre"- mira queeee, espera que voy a esputar- que no es eso, simplemente nos utilizan para contarnos todas sus miserias y como ponemos "caras" piensan que los comprendemos. 

Nos acostumbramos a ellos y llegamos a sentir verdadero terror al abandono cuando escuchamos eso de los refugios con dardos tranquilizantes y luces fluorescentes. 
El último wasap me lo envidado Mr Bones desde la ciudad de Baltimore. Está en una calle maloliente, su amo, con una curda increíble, agarrado a una farola

Mi amigo americano me dice que se ha entretenido meando en todas las bocas de riego que ha encontrado pero ahora tiene frío y su estómago le está recordando que hace  36 horas que no come

MI AMIGO MR BONES

El amo de mi nuevo amigo americano se llama William, pero le gusta que le llamen Willy.  
Mr Bones está convencido que más como amigo lo ha adoptado como una especie de guardaespaldas. Willy no es  un  mal tipo, más bien es un desarraigado. Su padre murió cuando el tenía doce años. Se quedó perplejo porque cuarenta y tantos no le parecía una edad adecuada para morirse. Intentó buscar un motivo para llorarlo... en su memoria sólo encontró largos silencios y golpes así que lo borró de su memoria.
Ahora tendría que vivir solo con su madre e ir al instituto. 
La profesora de literatura le dijo que escribía muy bien y Willy se convenció que llegaría a ser premio Nobel. Se enamoró perdidamente de aquella profe rubia, pequeña y gordita y le escribía poemas todos los días. Pronto necesitó sustancias que activasen su imaginación, así que bebía y se clavaba todas las venas de su cuerpo con todo tipo de venenos.

Un día su profe, su amor, anunció que se iba, que tenía que seguir a su marido a un nuevo destino y Willy lloró desesperadamente. Le envió poemas a Baltimore durante muchos años, tantos que seguramente le darían para diez libros...
Años de convivencia con su madre. Aquella mujer que siempre quería tener la razón... si al menos fuera más flexible... Y llegó la universidad. Dos años de excesos hasta que lo encontraron tirado en el suelo con una botella de alcohol y comiendo sus propios excrementos. Despues el manicomio y vuelta al hogar. 

A Willy no le intersaba la tele. Se tumbaba en el sofá y repasaba las imágenes que se reflejaban en la pared. Un día que se había quedado adormilado escuchó su nombre: WILLIAM. Buscó la voz...WILLIAM...Un Papá Noel gordito y colorado le hablaba desde la pantalla. Apagó la tele, pero le pudo la curiosidad y volvió a encenderla. Allí seguía aquel hombre diciendole que si, que le hablaba a el, a WILLIAM. Willy miró atentamente a aquel hombre mientras este le decía que no era nadie, que era simplemente un comemierdas
Willy lloró amargamente y decidió que se haría santo. Se cambió el nombre, a partir de ese día sería WILLIAM G. CHRISTMAS. A la mañana siguiente fue a una tienda de Manhattan e hizo que le tatuaran un Papá Noel en el brazo
Cuando volvió a casa y orgulloso enseñó el brazo a su  madre se puso como loca. De su boca salió toda la historia de cuando tuvieron que huir de Polonia, la  ley mosaica, como había podido su hijo tatuarse aquella imagen sobre una piel judía. Willy, que ya había tomado la determinación de hacerse santo, lo que menos quería era ofender a su madre, así que abandonó el hogar

Y así llegue a mi amo

Me despido, de momento. Mr Bones me envía misivas muy largas, ahora manuscritas, y me da mucho trabajo leerlas y transmitirlas, así que le he enviado la clave y a partir de ahora contará el directamente la historia
Bien, gracias Pol.

Como habíamos contado, mi amo, el señor William G. Christmas, abandonó el hogar antes de que su madre volviera a llevarlo al psiquiátrico. Lanzado al camino de la santidad, con una pequeña pensión de la parte que le correspondía del seguro de vida de su padre, deambuló por las calles, eso si, sin olvidar que en los días duros de invierno volvería a su casa de Brooklyn.

Años siguiendo la senda que Papá Noel le había indicado. Salvó a una niña de ahogarse, ayudaba a las ancianitas a cruzar las calles, convenció a dos mujeres que no se suicidaran y hasta dio su último dolar a un pobre que pedía en una esquina;  pero como los santos no son siempre comprendidos, un día le pagaron con un balazo en una pierna y una puñalada en un hombro.


Los años habían pasado, William G. Christmas parecía ahora un mendigo desdentado, ya no se sentía fuerte, así que dudó entre comprar una pistola o hacerse con un perro... y así fue como llegué yo a su vida.
Cuando acudió al refugio de animales dudaron mucho de entregarme, pero definitivamente pasé de la teta de mi madre a los brazos de aquel  raro ser.

Ya empezaba a hacer frío, así que los dos fuimos a Brooklyn.

Una vieja cascarrabias nos recibió a gritos. Yo no podía contener mi pis de cachorro y ella llenó la casa de periódicos.  Allí pasamos todo el invierno. Yo descubrí los copos de nieve a través de la ventana, mientras mi amo escribía sus poesías durante horas. Recorría la casa y al poco tiempo ya conocía todos los muebles y olores. Distinguía perfectamente el olor de  las zapatillas de Willy  y las de su madre, la señora Gurewic, y tambien pronto conocí el timbre de la puerta y el del teléfono. Definitivamente la vida de los humanos era muy aburrida. Perseguía mi propio rabo hasta que me cansaba de dar vueltas y a  las cucarachas que había debajo del fregadero... pero un día llegó la primavera...

Mi vida de vagabundo

Nos lanzamos a las calles. Yo me sentía feliz porque mi  amo tenía algo de perruno, le gustaba andar y andar sin rumbo fijo. Me hablaba y hablaba, haciendo distintas voces, lo que me despistaba mucho, pero  pronto me di cuenta que era un ser muy inteligente, un filósofo. Me decía cosas como: Si el sol es amarillo y la luna blanca ¿Por que es el cielo azul de día y negro por las noches?- Como escritor tambien era bueno. A veces fotocopiaba poemas y los vendía por las plazas a un dolar. ¿Quien podía pagar un dolar por un poema si no era realmente bueno?
Me preguntaba si los humanos  eran como los osos que hibernaban en invierno, pero no, porque cuando yo salía a hacer mis pises veía humanos caminando sobre la nieve
Siete años recorriendo ciudades y pueblos. Mis principales recuerdos están en Alburquerque cuando dormíamos en aquella fábrica abandonada y  Greta aquella preciosa perrita con la que me había revolcado varias veces, Willy tambien se había enrollado con Wanda en Denver, una gordita simpática que lo mantenía con huevos duros. Recorrimos todas las ciudades y pueblos de Estados Unidos, eso si, sin olvidarnos de volver los inviernos a Brooklyn

La vieja, la señora Gurevitch, ahora me aceptaba. Me dejaba sentarme con ella y me acariciaba la cabeza mientras hojeaba una revista y hablaba. Aquel pobre chico, tan guapo, inteligente y listo, que mala suerte tenía en la vida...Si no estuviera tan loco...horas y horas dándole vueltas al tema. Yo me iba quedando dormido, ya no me quedaban dudas sobre la herencia genética de mi amo
Cuanto más conocía a mi amo, más convencido estaba que era una especie de dios. Tenía un alma perruna. Yo sabía que el tambien me adoraba. Un día,  ya medio borracho, lo escuche decir en un bar: Los perros son muy inteligentes, su filosofía es " si no vale para comer ni para joder, echale una meada"

Se acerca el final

Estaba lloviendo, en mi pelo brillaban las gotas como perlas blancas. Mi amo, sentado en la acera, con la espalda recostada contra una pared de ladrillo. De su pecho salía un ruido muy raro, tosía mucho. Lo miré  preocupado y apoyé mi cabeza sobre su pierna.



 De su cuerpo, cubierto solo con una camiseta empapada salía un intenso calor.  Expulsaba unas horribles flemas, las que no podía escupir caían por las comisuras de sus labios. Dormitaba y decía palabras inconexas.  De repente se oyó el sonido de un trueno  y como si hubiera vuelto del otro mundo me habló...



 "Vamos camino de la ciudad del adiós, amigo"- dijo. Esa fue la primera vez que me habló de TOMBUCTÚ, aquella tierra cubierta de palmeras, donde siempre brillaba el sol y no había penas ni hambre. Comenzó a recitarme los consejos de Polonio a su hijo Laertes : "Llévate mi bendición y graba en tu memoria estos principios: 
no le prestes lengua al pensamiento, 
ni lo pongas por obra si es impropio. 
Sé sociable, pero no con todos. 
Al amigo que te pruebe su amistad 
sujétalo al alma con aros de acero, 
pero no embotes tu mano agasajando 
al primer conocido que te llegue. 
Guárdate de riñas, pero, si peleas, 
haz que tu adversario se guarde de ti...

 ojo-imagen-animada-0016
Apenas había salido de mi asombro cuando continuó "No prestes ni pidas prestado; pues quien presta pierde a menudo el amigo y lo prestado"

Estaba claro que había leído a Shakespeare...





 Me alegré cuando comenzó a hablarme de cambiar el mundo, de llev ar un poco de grises a los monótonos rincones del alma. De como se  puede hacer un poema a un tostador y como conseguía escucha las conversaciones de piedras y árboles... 

Mis ojos brillaron de nuevo, mi amo volvía a ser mi amo
Mi

WILLIAM G CHRISTMAS HA LLEGADO A TOMBUCTÚ

William G. Christmas, mi amo, continuaba hablando: "Amigo mío, no te he conseguido una formación, ni siquiera sabes escribir a máquina, no te dejo una pensión..." ¿Me va a abandonar? Me preguntaba.  Tambien me confesó que estabamos allí en Baltimore para buscar a Bea Swanson, aquella profesora pequeña, gordita, el único amor de su vida. Comenzó a recitar un poema y su voz se fue apagando. Preocupado acerqué mi oreja a su pecho. Respiraba... comenzó a roncar así que me acurré al calor de su cuerpo y  me quedé dormido


 De madrugada nos despertó el sonido de  una sirena. De un coche bajaron dos policías y yo corrí a refugiarme en una esquina. Willy me había advertido de no fiarme nunca de gente uniformada.


 Desde mi posición pude ver como introducían a Willy en una ambulancia...Bea Swanson decía repetidamente y daba una dirección. Un camillero le pidió tranquilidad. Willy me miró y con ojos suplicantes dijo: "Amigo mio, Mr Bones, huye, no te dejes pillar". 

Corrí tanto que me pareció haber cruzado todo Estados Unidos. Extenuado, con las patas heridas me tumbé en un parque. Hacía mucho tiempo que no comía pero no podía levantarme. ¿Como iba a sobrevivir? Recuerdo con que desprecio mirabamos mi amo y yo a los perros vagabundos, y ¿Que era yo ahora? A media noche me desperté sobresaltado, una terrible sensación recorrió mi cuerpo- MI AMO, Mr William G. Christmas había llegado a TOMBUCTÚ-

Si quieres saber que ha sido de Mr BONES busca el libro

miércoles, 11 de octubre de 2017

Arshile Gorky



Llevamos años viendo - e ignorando- la tragedia de la emigración. Por eso traigo hoy aqui a


Nacido en Armenia, Arshile Gorky se convirtió en uno de los pioneros del expresionismo abstracto, corriente surgida en Nueva York después de la Segunda Guerra Mundial. Su nombre de nacimiento era Vosdanig Adoian, pero adoptó el pseudónimo con el que se le conocía a comienzos de la década de 1920 con el propósito de hacerse pasar por el sobrino del escritor ruso Maksim Gorky. La infancia y juventud de Gorky estuvieron marcadas por la invasión turca de Armenia durante la Primera Guerra Mundial, que tuvo como consecuencia que su padre se exiliase en Estados Unidos y que él, su madre y su hermana tuvieran que huir de las tropas turcas a pie, lo que acabó con la vida de su madre. En 1920 llegó a Nueva York y estudió diseñó en Providence y Boston. En 1925 se matriculó en la Grand Central Art School, donde pronto comenzó a dar clases. Desde el principio, sus obras se centraron en sus vivencias personales, primero en un estilo de inspiración impresionista y, durante su etapa neoyorquina, más cercano al cubismo sintético. Por entonces, la Works Progress Administration, que había establecido un plan de ayuda a los artistas durante la Gran Depresión, le encargó diversas pinturas murales. 
La lectura de Surrealismo de Julien Levy en 1936 acercó a Gorky a esta corriente e hizo que en sus pinturas apareciesen figuras biomórficas que recordaban las de Joan Miró y André Masson. Cuando, a comienzos de la década de 1940, muchos de los artistas surrealistas se instalaron en Nueva York, Gorky entabló amistad con Roberto Matta y André Breton. Al contrario que los surrealistas, Gorky no tomaba sus temas ni del subconsciente ni del mundo de los sueños, sino que su fuente de inspiración estaba siempre basada en experiencias vividas en su tierra natal.
Resultat d'imatges de Arshile Gorky En torno a 1946 sus obras, que ya desde la época cubista habían estado pobladas de figuras distorsionadas y amenazantes, comenzaron a transmitir aún con mayor intensidad la angustia vital que padecía. A pesar de que por entonces su obra había recibido cierto reconocimiento, no alcanzó una estabilidad financiera. A ello se sumó el incendio de su estudio, el diagnóstico de cáncer de garganta, la separación de su segunda mujer y un accidente de coche que le dejó paralizada la mano con la que pintaba. Se suicidó en 1948.

Biografía 
Museo Nacional Thyssen-Bornemisza

jueves, 5 de octubre de 2017

Shunga



shunga
Japón pasó por un período de constantes guerras entre los años 1467 y 1568. Las guerras de poder entre  los distintos  señores feudales, terminó después de que el país fuera unificado. Lesayu, que resultó victorioso, cambió la capital de Kioto a Tokio. 



En el año 1635 un descendiente de Lesayu, lemitsu, instauró un sistema conocido como "presencia alterna".  Este sistema dio lugar al nacimiento de una nueva clase social, formada principalmente por  comerciantes y artesanos. Poco a poco en las principales ciudades surgió un estilo de vida que se conocería como "el mundo flotante" que contaba con su propia literatura y formas artísticas distintivas. Y así aparecieron las "pinturas del mundo flotante", una técnica de estampa japonesa a partir de planchas de madera.

Al principio estas estampas reflejaban textos budistas e ilustraban poemas y romanceros, pero con la nueva cultura del mundo flotante
los grabados comenzaron a reflejar los mundos del placer.  El primer shunga fechado data de 1660  y se trata de un libro creado por un artista anónimo. Como manual ilustraba las cuarenta y ocho «posiciones estándar», mientras que la crítica ofrecía un resumen de las cortesanas, sus características, donde podían ser localizadas y los precios.​ Alrededor de  1670 surgió el primero de los grandes maestros - Hishikawa Moronobu.

Durante las décadas de 1670 y 1680 tuvo lugar uno de los grandes auges del shunga, liderado por Moronobu y Sugimura Jihei
Una nueva ola creativa tuvo lugar entre 1711 y 1722 de la mano de Nishikawa Sukenobu. Nishikawa se vio afectado por los primeros intentos por regular la publicación y venta de shunga, una reforma que prohibía los libros eróticos pero no las estampas.

 Prácticamente de 1790 a 1820 cesó la producción de este tipo de material, con la excepción de los trabajos de Kitagawa Utamaro, activo en la escena del shunga entre 1798 y 1803, y Katsushika Hokusai, activo durante los años 1810.

 shunga
Alrededor de 1820 tuvo lugar el tercer y último auge del shunga, liderado por artistas como Utagawa Toyokuni y Keisai Eisen, aunque este movimiento terminó con la supresión del año 1841 como parte de las Reformas Tenpō,​ donde se especificó que cada publicación debía ser aprobada por el nanushi, o jefe de la aldea,​ prohibiendo además imágenes de geishas, cortesanas y actores de kabuki.​