jueves, 19 de abril de 2018

DIARIO DE UN PRESO




He escuchado tantas conversaciones a lo largo de la vida que he pasado en distintas cárceles españolas. Los hay malos, esos que no conseguirán redimirse, pero tambien hay gente buena, los que han tenido mala suerte.


Era aún un crío y ya me sentía un marginado, una sociedad que no me quería aceptar porque un día cometí un pequeño delito y no quisieron perdonarme. Una sociedad que cree saberlo todo, que no entiende nuestros problemas.  ¿Reintegrarnos? ¿Quien está dispuesto a echarnos una mano?



La primera vez que fui detenido, confesé delitos a la policía, algunos que ni ellos conocían, por eso hoy me llamo cobarde e imbécil. ¿Por que tuve que contarles todo? ¿Fue miedo?


Desde que tengo uso de razón, mi vida ha consistido en robar y estafar.  Tengo buena pinta y huelo a la buena gente, asi que visito a abogados, médicos, empresarios y hasta directores de bancos y siempre les cuento la misma historia.  Estos forman parte de la "buena gente que no han tenido mala suerte" y creen que ayudando a malvados como yo  hacen un favor a la sociedad.  ¿Trabajar todo el día por un salario de mierda? Me cansaba ver a mi madre levantarse a las cinco de la mañana para ir a limpiar otras casas. Yo necesito dinero. Me gusta ir a la discoteca y sentirme importante cuando saco un fajo de billetes del bolsillo. Bien vestido, fumando tabaco rubio americano, las chicas se acercan. A veces me pregunto ¿Cuanto tiempo vas a poder vivir así? Rapido la respuesta viene a mi mente... mientras la gente siga confiando en mi...


A veces maldigo el día que mi madre me trajo al mundo, a un planeta donde solo existe odio e incomprensión. Me veo en el buen camino, no es delito, ellos lo tienen y yo tengo que sacarselo, me lo merezco.  Una sociedad donde nadie se preocupa por nadie ¿Como se puede sobrevivir a estas plagas?


Al principio me avergonzaba y le pedía perdón a mi madre. Ella siempre me perdonaba aunque advirtiendo que acabaría mal. Hasta a ella llegué a robarle, una mujer, una señora aunque nunca supo leer ni escribir. Ella se levantaba de madrugada para que en casa no faltara de nada, para que pudieramos estudiar y yo me quedaba en la cama toda la mañana.


¿Soy yo acaso un delincuente? Bueno, yo no diría que todo el mundo, pero muchos si. Pero ni en la delincuencia somos iguales, a mi me   cogen pero a esos otros, a los poderosos, a esos les dan.palmaditas en la espalda


Miles, millones de obreros, explotados, trabajando por una miseria y no les queda más remedio aunque sean tratados como animales. Y me hablan de derechos humanos. ¿que me dicen de ese artículo 

derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo"? Paparruchas, solo eso

Quiero que quede claro que no pretendo que todo el mundo tenga un gran puesto, tiene que haber de todo, mineros barrenderos, descargadores, camioneros... y es que hoy no te salva ni una carrera, el gran esfuerzo que tienen que hacer para despues acabar desempeñando cualquier trabajo.


Yo pertenezco a la "juventud rebelde", no he querido escuchar consejos ni aprovechar oportunidades, que si las he tenido. Lo que siempre he querido es vivir bien a cuenta de los demás


Actualmente tengo el título de REINCIDENTE. A ver, aquí tendrían que añadir algo. Los tribunales tendrian que tener en cuenta a la gente


-que roba por vicio

-que es obligada a hacerlo
-o el que roba por necesidad

Yo estoy en el primer grupo, aunque cambiaría lo de vicio por justicia social. ¿No están en la calle esos despiadados capitalistas, gente sin escrúpulos, que cierran sus empresas dejando miles de trabajadores desamparados?


¿Saben ustedes lo que es una cárcel? Aqui estoy metido entre unos muros, con el único consuelo de la familia que viene a vernos, aunque nos dejen un gran vacío y tristeza cuando se van. No dejo que pensar en mi madre y en los buenos consejos que me da, en lo mucho que la he hecho sufrir, pero estoy tan orgulloso de ella! Nunca se lo he dicho, solo la he hecho sufrir, la engañaba constantemente.


Recuerdo mi primera estafa. Fui a una empresa, dije que iba recomendado por una persona importante y me recibió el jefe. Le conté la terrible historia de mi maltrato familiar. Mi madre se había liado con un hombre que se emborrachaba y yo sobraba en casa. En ese momento me di cuenta que debía dedicarme al teatro. El hombre me creyó e iba dandome  unas cantidades para ayudarme. Me resultó tan fácil que así comencé mi carrera delictiva.  Llegué a tener 20 empresarios y podía darme la gran vida.


Esto es un infierno aquí dentro. Siempre hay peleas, y por tonterías. Nos levantamos a las  siete y media de la mañana, nos aseamos, limpiamos nuestras celdas y despues vamos a desayunar. Paseamos hasta las 9, despues recuento y varias actividades hasta la hora del almuerzo. La cena a las siete y a las 9,30 hora de ir a las celdas. El tiempo libre lo empleo en  jugar a las cartas, dados, parchís, o cualquier otra cosa, el caso es olvidar el tiempo que me queda aquí. Pocos trabajan en los talleres


Un dia, ojeando una revista me llamó la atención el anuncio de unas chicas que pedían cartearse con otras personas. No me gustaba que la gente supiera que yo estaba aquí dentro, pero finalmente  le escribí a una chica. Me contestó y así comenzó mi correspondencia con chicas  que solo conozco a través de sus fotos. Comprendí que no todo es odio, que tambien hay gente que vale la pena. Una me escribió: "El que nació pobre, pobre seguirá siendolo, pero si hay amor y libertad, lo demás no cuenta..."


Le conté la realidad de mi vida y al cabo de unos días recibí la respuesta. Tengo que decir que dudé en abrir la carta pero finalmente lo hice. Me decía que no tenía ningún motivo para dejar de escribirme, que a pesar de lo que hice no encontraba motivo para rechazarme, que al contrario, que en  una situación como la mía necesitaba su amistad.


Nos seguimos escribiendo y llegué a creerme enamorado de ella, pero pasado el tiempo la considero mi mejor amiga.

Recuerdo el día que cumplí 21 años. Empecé a pensar en mis doce años de condena  y una inmensa amargura se apoderó de mi. Los años pasan volando me decía mi familia cuando me visitaban.  Si, puede ser pero yo no podía dejar de pensar en mi como un despojo humano. Solo, en mi celda, no podía dejar de comerme el coco.  Cogí el bote del champú y me lo bebí de un trago pero de repente sentí miedo, no quería morir, empecé a dar patadas en la puerta. Si soy tan valiente para robar, tambien tengo que serlo para vivir, pensé




Aqui dentro lo que hay que hacer es tratar de sobrevivir. Hay algunos condenados a grandes penas. Normalmente se mueven en pandilla, nadie les visita, no tienen nada que perder. Hay que tratar de no caerles mal. Te despojarán de lo que tengas, dinero, anillo de casado, hasta la chupa. Tienes que tener presente que ellos no tienen nada que perder. Ellos son los auténticos talegueros, mejor acatar y nunca chotear




Los chotas o chivatos, existen, todos los sabemos, son los que gozan de más privilegios. Si no existiera este tipo de gente, nadie, ni incluso la pasma se comería un rosco. A mi mismo me lo propusieron "si nos dices quien, o quienes, robaron allí, no entrarás en el talego", pero conmigo se llevaron un chasco. A mi me importa un bledo lo que hagan unos u otros, siempre que no me perjudiquen a mi a a alguien de mi familia.  


Seguro que tienen que dormir siempre con un ojo abierto, temiendo no despertarse jamás. Tiene que ser muy duro vivir con una amenaza perpetua, escuchado todos los días "hijo de puta, andate con ojo porque un día de estos te mato" Ellos buscan su recompensa, un tercer grado


El dinero es lo más poderoso que podemos tener aquí dentro. Alguno se preguntará para que lo necesitamos. Pues sepan que aquí se puede comprar de todo. Si no lo hay dentro siempre podemos sobornar a los bogueras. Esto les supone un gran negocio, los hay que sacan hasta diez veces mas dinero que lo que consiguen con su sueldo.  Si quieres, supongamos  dos o tres botellas de whisky, sabes que tendrás que pagar, por lo  menos, cuatro veces su valor. Tambien se negocia con nuestras pertenencias. Un reloj que vale en la calle, supongamos 500 euros, aqui te lo compran por 50. La mayoría de las veces necesitamos el dinero por el juego. Nos enviciamos. Hay gente que llega a perder hasta su ropa. Los más beneficiados son los dueños de los dados o de las cartas.




Las penas privativas de libertad irán encaminadas a la reeducación y reinserción social. Ja, ya me rio yo de eso, más bien diría yo que la cárcel es  una escuela de delincuencia. ¿Por que causas estamos siempre entrando y saliendo? La primera vez que entramos, si, es verdad, valoramos nuestra libertad pero, despues de múltiples entradas, acabamos por habituarnos. Con el tiempo sabemos que será dificil amoldarse a la vida de la calle. Pienso en mi primera entrada, si, los más perjudicados son los jóvenes. Esos chicos que por haber cometido  una tontería como robar un coche u otra cualquier insignificancia, entran aqui. Recibirán clases, técnicas  e ideas de como "hacer cosas" sin cometer errores. Cuando quieran darse cuenta les ocurrira lo que a mi. Despues vendrán las lamentaciones. La mayor culpa la tiene la sociedad que no quiere ayudar al que quiere cambiar.

Me  he convertido casi en un experto en drogas. No porque consuma sino por lo que vivo aqui dentro. Aquellas que ya aparecían en las tablillas utilizadas por los médicos asirios y que se utilizaban con fines terapeuticos, los derivados de la planta  Papaver somniferum,  para aclarararnos, la amapola
Esto no lo han descubierto los melenudos actuales, que va, hace siete  mil años. De ahí se extrae la morfina y la codeína y las semillas se utilizan en la cocina y como alimento para pájaros

El hashish y el opio, la cocaina, la heroína...aqui dentro podría hacer un doctorado


Pero sobre lo que todo el mundo debería hacerse una pregunta es ¿Por que tanto revuelo sobre las relaciones sexuales en la cárcel? Aqui hay de todo, ladrones, timadores, criminales, travestis, maricas, chaperos...eso no es diferente a lo que encontramos en la calle. ¿Por que muchos de los que estamos aqui salimos homosexuales, o un poco es decir, bisexuales?  A ver, no quiero que se me entienda mal. Yo viví como violaban a un chico joven. Casi un niño que habían encerrado por robar un coche. Lo amenazaron, no podía contar nada a los bogueras. Quedó muy traumatizado, intentó suicidarse varias veces. Por las noches no era capaz de dormir


A veces me pregunto si se podría justificar, en algunos casos, la pena de muerte. ¿Tiene derecho el estado a quitar la vida a alguien? Pero ¿No es tambien una condena a muerte cumplir penas tan largas?


¿Por que estás aqui? Le pregunto a un chico que acaba de llegar. Por robar un coche. Reflexiono con el ¿No crees que es una tontería robar un coche para dar una vuelta? Que va!  me responde, para mi es divertido, siempre me ligo alguna tía y si puedo hasta me la tiro...


¿Y tu? Pregunta. LLevo media vida en las cárceles. Siempre por lo mismo: Timos, robar, atracos... y con mala suerte, porque casi nunca he podido disfrutar de los botines. No me arrepiento, robo a los que les  sobra, pero estoy viejo y cansado. No sé lo que haré cuando salga, nadie me va a dar trabajo y como no tendré para comer, algo habrá que hacer


Siempre habrá alguien dispuesto a ayudarte dijo el pelao. Tu sabes que eso no es así, le respondo


Inés

domingo, 1 de abril de 2018

Arnaldo Badodi




Arnaldo Badodi (Milán, 17 de marzo de 1913 - Kamenskoye, marzo de 1943) fue un pintor italiano.
Alumno de  Aldo Carpi en la Academia Brera de Milán, de la que más tarde se convirtió en profesor. Entró en el grupo corrente del  que formaban parte Sassu, Renato Birolli, Fiorenzo Tomea, Giacomo Manzù, Giuseppe Migneco, Italo Valenti y Lucio Fontana.

Declarado antifascista, Badodi estaba entre los exponentes más combativos.

En 1939 ganó el premio "Gavazzi", con la obra  La Battaglia di Milazzo, actualmente  en el Museo del Risorgimento en Milán.

En mayo de 1942 se fue al frente oriental, con el rango de teniente. Inicialmente fue herido, y al año siguiente, restablecido, participó en la Batalla del Don, donde fue hecho prisionero,  ingresado en el hospital de Kamenskoye  murió de tifus en 1943. 

En 1948, la Bienal de Venecia le dedicó una retrospectiva.

En 1959, dos de sus obras (Retrato de la madre y Naturaleza muerta) se exhibieron en la exposición 50 años de arte en Milán. Del divisionismo a la actualidad.

Las obras de Badodi se conservan en colecciones públicas y privadas y en la Galería Nacional de Arte Moderno y Contemporáneo de Roma. 

sábado, 31 de marzo de 2018

Miguel Macaya



Miguel Macaya nació en Santander en 1964. Es un dibujante, pintor y grabador de origen cántabro afincado en Barcelona.
Macaya pertenece a una nueva generación de barceloneses de adopción, de pintores realistas para los que el reconocimiento ha llegado a finales de los años 90. Su obra, definida como existencialista y alejada de las corrientes vigentes, es actualmente muy solicitada por galeristas y coleccionistas de arte contemporáneo. La obra de Macaya, de reminiscencias goyescas, enlaza con la tradición de la pintura barroca y tenebrista española en el uso de la ironía, la técnica y el claroscuro, y está llena de personajes, animales y toreros.

El tratamiento de la luz es muy característico de la pintura de Macaya: sigue una línea clásica, española, que le otorga una fuerte personalidad como artista contemporáneo; esta manera de hacer, además, permite identificar rápidamente su obra. Artista hábil e inteligente, siente una gran preocupación por la luz y el negro. Representa las carencias humanas: lo universal que no puede identificarse y se convierte en ausencia.

Los personajes humanos de Macaya esconden tras una piel clásica que transpira virtuosismo, las fórmulas más contundentes para clavar estocadas llenas de ironía con las que rompe la aparente trascendencia del cuadro o del grabado. El pintor/grabador nos ofrece un espejo donde reflejar las incertidumbres y los desequilibrios intrínsecos al ser humano. Nos muestra figuras anónimas y descontextualizadas para hacerlas más próximas.

Su obra es existencialista en el sentido que representa una traición a la normalidad expresada mediante las carencias del ser humano. Los retratados, ya sean toreros o personajes acompañados de elementos que quieren expresar actualidad (un cigarrillo, un collarín ortopédico, unas gafas acuáticas,…), son seres anónimos, fracasados y tristes, que tal vez un día fueron violentos. Su angustia, absolutamente desprovista de dramatismo, aparece como cotidiana. Son personajes grises y de mirada triste o perdida, pero que consiguen transmitir la dignidad del ser humano ante el fracaso.

Colección Gelonch-Viladegut

miércoles, 28 de marzo de 2018

Enrico Baj







Pintor de un ácido humorismo, Enrico Baj, fallecido  en su domicilio de Vergiate, en el norte de Italia, a los 79 años de edad, dominó durante medio siglo la escena de las vanguardias europeas. Su nombre, ligado a los de Fontana y Piero Manzoni, evoca la libertad de la creación, que adquirió un tono a menudo excéntrico en sus pinceles.


Baj, pintor, escultor y escritor de ensayos, está considerado como un neodadaísta satírico, gracias a sus cuadros de Generales que le hicieron famoso y a sus collages policromados, caracterizados por la misma vena grotesca y humorística.

Baj nació en Milán el 31 de octubre de 1924, en el seno de una familia acomodada. Su padre era un empresario de la construcción, y su madre, una ingeniera milanesa, en años heroicos del despertar feminista. Enrico descubrió su vena artística y se inscribió en la Academia de Brera, sin descuidar por eso cuestiones prácticas, como los estudios de Derecho, que inició en 1945 y concluyó con facilidad. Ejerció después la abogacía hasta 1956, pero su destino estaba marcado ya por el arte.

Enrico Baj fundó en 1952 el Manifiesto del Arte Nuclear, que se oponía a la abstracción geométrica, y a cualquier ismo académico, enarbolando un ideario casi científico que buscaba "la investigación de las nuevas formas del hombre: las del universo atómico", según el documento fundacional. Un movimiento al que se adhirieron Yves Klein, Piero Manzoni, los hermanos Pomodoro, Lucio Fontana y Asger Jorn, entre otros artistas. Un año después comenzó a trabajar como ilustrador de obras de escritores famosos, y a colaborar en diversas publicaciones.

Se estaba forjando ya el estilo satírico de Baj, del que, años después, el surrealista André Breton dijo: "El aspecto lúdico e irónico de Baj oculta un compromiso constante y coherente contra todas las formas de destrucción y opresión del hombre contra el hombre".

Baj se definía a sí mismo como "un libertario anarco-patafísico", una especie de eterno revolucionario inclasificable que se enfrentó en numerosas ocasiones a los poderes establecidos, lo que le causó algunos problemas policiales. En 1961, por ejemplo, la obra colectiva Gran Cuadro Antifascista Colectivo, que denunciaba la guerra de Argelia, fue confiscado por orden de las autoridades y pasó varios años encerrado en los sótanos de la prefectura de policía de Milán, antes de ser expuesto en el Museo de Arte Moderno de Estrasburgo. Tres años más tarde, la Bienal de Venecia le obligó a camuflar el torso de uno de sus generales.


El estilo provocador de sus obras despertó la inquietud de las autoridades durante buena parte de su vida. La exposición retrospectiva que le dedicó Palazzo Grassi, en Venecia, en 1975, se celebró bajo fuerte control policial. Uno de los cuadros más conocidos de Enrico Baj, Los funerales del anarquista Pinelli, provocó también una enorme polémica.


Pero Baj no fue sólo pintor y escultor. Además de las artes figurativas, se dedicó a la escritura, publicando quince ensayos. Su obra plástica ha merecido decenas de exposiciones en Italia y en Estados Unidos. La última y más importante fue la que le dedicó el Palacio de las Exposiciones de Roma, en 2001, con un impresionante recorrido a través de medio siglo de actividad artística, desde 1951 al 2001, y con un total de 300 obras.-

Información. EL PAIS

martes, 27 de marzo de 2018

Antonio Ligabue




Apodado "El Matt" por los agricultores de Gualtieri, Antonio Ligabue nació en Zurich, hijo de padre desconocido,  el 18 de diciembre de 1899.  A Ligabue se le conoce  por  la triste odisea existencial que marcó profundamente su trabajo. En 1901 Bonfiglio Laccabue, que emigró a Suiza desde la ciudad de Gualtieri, se casa con Elisabetta y reconoce al niño que lleva el nombre de Antonio Laccabue , un apellido que cambiará por Ligabue en 1942, presumiblemente debido al odio que sentía por su padre. por  el homicidio de su madre Elisabetta, que murió trágicamente en 1913 junto con tres hermanos después de una intoxicación alimentaria.

El niño  fue asignado a un instituto de rehabilitación en Marbach y más tarde, en 1917, con tan solo dieciocho años, fue admitido en el manicomio de Pfäfers. Expulsado de Suiza por su vida turbulenta, Antonio Ligabue llegó a Gualtieri en agosto de 1919, el país de origen de su padre adoptivo. El impacto con el nuevo entorno fue inmediatamente triste y doloroso. Vive  de la mendicidad de hasta  1920  cuando le ofrecieron un trabajo en las orillas del Po: en ese momento comenzó a pintar.

Las primeras pinturas de Ligabue datan de finales de la década de 1920: estos son los años en que Ligabue se encuentra con  Marino Mazzacurati. Este encuentro cambia su vida. Del pintor y escultor Romagnolo recibe los rudimentos artísticos más importantes junto con los colores y los pinceles. Al final de la guerra los críticos comenzarán a interesarse por las obras de Ligabue.

En 1937 ingresó en un psiquiátrico en Reggio Emilia por autolesiones . En 1941, el escultor Andrea Mozzali lo sacó del hospital psiquiátrico y lo recibió en su casa de Guastalla, cerca de Reggio Emilia. Durante la guerra, trabajó como intérprete de las tropas alemanas. En 1945, por haber golpeado a un soldado alemán con una botella, fue internado en un manicomio y permaneció allí durante tres años.

En 1948, su actividad pictórica se hizo más intensa y los periodistas, críticos y marchantes de arte comenzaron a interesarse por él. En 1 961 se realizó su primera exposición personal en la Galería La Barcaccia de Roma. Sufre un accidente de motocicleta y al año siguiente queda paralítico. Guastalla le dedica una gran exposición antológica. Pide ser bautizado y confirmado: muere el 27 de mayo de 1965. 

La parte más fascinante de su obra pictórica son las pinturas dedicadas a los animales. Desde caballos y bueyes, peleas de aves de corral, tigres de boca abierta, leones monstruosos, serpientes y águilas que capturan presas o luchan por sobrevivir, es una verdadera jungla que el artista imagina con fantasía alucinatoria en los bosques del Po. Ligabue pinta a un ritmo frenético pero tiene algunos problemas con los autorretratos, le parece que nunca se parecen a él. Desde el primitivismo incierto de la primera etapa, más ingenuo, hecho de una manipulación 'suave' de colores, que abarca los años 1928 a '39, pasamos a la explosión expresionista de color violento y la pincelada convulsiva del período siguiente, caracterizada por una paleta cálida y viva que expresa el drama de la propia existencia a través de la configuración de la agresión animal.

lunes, 19 de marzo de 2018

Juan José Zapater Rodríguez


(Valencia, 1867-1922). Pintor español. Estudió en la Escuela de
 Bellas Artes de San Carlos de Valencia y prosiguió sus estudios en Roma y en París. Desde muy joven participó en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes donde consiguió tercera medalla en 1887 con el cuadro de tema histórico En las Termópilas, y la misma distinción en 1890 con Una poesía. Instalado definitivamente en España, se ­especializó en temas costumbristas valencianos y en retratos, al mismo tiempo que inició una labor como dibujante e ilustrador colaborando en el periódico Las Provincias y en ediciones de libros.

viernes, 16 de marzo de 2018

Antonio Fillol Granell



(Valencia, 1870-Castelnovo, Castellón, 1930). Pintor español. Se formó en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, con Ignacio Pinazo. Ferviente admirador de Joaquín Sorolla, es conocido por su vertiente costumbrista y regionalista, con una amplia galería de tipos y escenas folclóricas. Al Prado pertenece La gloria del pueblo, que fue segunda medalla en la Exposición Nacional de 1895, La defensa de la choza y La bestia humana, de inclinación naturalista. Dentro de la pintura religiosa, el Museo posee Los amigos de Jesús, una composición simbolista de 1901, y un Autorretrato de 1915, que el propio autor donó al Museo de Arte Moderno el 23 de octubre de 1917, desde donde pasaría al Prado en 1971.

Museo del Prado

viernes, 2 de marzo de 2018

Giacomo Pacchiarotti

 Nació en Siena en 1474
La fama de Pacchiarotti, como lo demuestran los numerosos documentos guardados en los archivos y en la biblioteca municipal de Siena, se debe principalmente a su actividad "política", que lo vio como animador de disturbios y participante directo en los acontecimientos convulsivos de la historia de Siena en la resistencia de Siena contra Florencia de principios del siglo XVI. Las hazañas del artista rebelde fueron relatadas por cronistas locales para hacerlo protagonista, con características anecdóticas y cargadas, de una novela de Pietro Fortini (1858) . 

Resultado de imagen de Giacomo PACCHIAROTTI
 Bernardino Fungai puede haber sido su maestro; El estilo de Pacchiarotti está influenciado por Fungai, así como por Matteo di Giovanni , Perugino y Signorelli . Huyó a Francia, donde se unió a Rosso Fiorentino en  en Fontainebleau . Pintó una Santa Catalina y Santa Catalina , ahora en la Pinacoteca de Siena y unos frescos sobre el Nacimiento de la Virgen y la Anunciación para la iglesia de San Bernardino. 
 RITRATTO DI GIOVANE
Varias de sus pinturas están en Siena.
En 1509 recibió el que probablemente fue su encargo más importante: la decoración de la capilla Piccolomini, dedicada a S. Andrea, en la iglesia de S. Francesco en Siena (que fue completamente destruida en el incendio que devastó la iglesia en 1655)
 Resultado de imagen de Giacomo PACCHIAROTTI
 En los últimos años, Pacchiarotti dedicó sus energías a la vida política de la ciudad, adhiriéndose a las posiciones más radicales: en 1529 se presentó una primera condena en Talamone, que entró en vigor diez años más tarde, cuando se le obligaba a abandonar la ciudad "por mala conducta en tiempos pasados".A petición  de su esposa Girolama, el 7 de agosto de 1540, el confinamiento fue revocado permitiendo a Pacchiarotti regresar a la pequeña propiedad de Viteccio donde murió el mismo año.